Agra: Taj Mahal y ayuda a una escuelita de los alrededores.

Llegamos a Agra a las 3pm, con un sol que rajaba la tierra. En la estación de buses, los conductores de rikshaw (mototaxis) se nos avalanzaron al son de «one hundred rupis», «80 rupis», «come with me, come with me».

Les juro que quedamos en el medio de un círculo y no nos dejaban mover.  Por experiencias anteriores, siempre tenemos la dirección del hotel y el mapa en fotos en el celular, pero aún así, cada uno tiene una versión de recorrido, y al cabo de unos minutos, entre gritos y una total invasión del espacio, te logran agotar. Tenés que ponerte firme y gritarles NO!, e irte, haciendo oídos sordos.

Cuando logramos salir de la estación, había un conductor con su respectivo rikshaw, al cual le mostramos la dirección y le dijimos ¨near Taj Mahal¨ y directamente le ofrecimos 50 rupias. El señor asintió con la cabeza y nos subimos!

Pero… había un temita, el señor no hablaba inglés, sólo hindi, y  tampoco sabía leer, por lo que en realidad no entendió nada de lo que le dijimos y mostramos. Así fue como paseamos un rato largo, hasta que paramos en una esquina y un señor que entendía inglés, le hizo la seña marcándole la dirección «south», y así cambiamos la ruta. Estábamos yendo y viniendo una y otra vez por la misma avenida.

Pero eso no fue todo!! Era tal la aglomeración de rikshaws, perros, gente, vacas, en unas callecitas tan angostas, que en una maniobra… chocamos con otro rikshaw. No fue nada más que una puteada en hindi del pobre conductor, bajar a arreglar un fierrito y seguir camino.

Ya nada nos sorprendía. Sólo queríamos llegar. El calor era insoportable. Nos estábamos dirigiendo a un alojamiento que habíamos reservado por  Booking, a 2 cuadras del Taj Mahal y con vista, desde la terraza del hotel, hacia ese magnífico mausoleo.

Llegamos sanos y salvos.
Una vez en el hotel, (que zafaba comparándolo con otros que vimos en el trayecto que se caían a pedazos) acomodamos las cosas, tomamos mucha agua y almorzamos en el «restaurant» con vista al Taj Mahal dentro del hotel. En verdad era un hotel bastante precario, pero toda Agra es así, muy humilde, como suspendida en el tiempo.

agra pintoviajar

Comimos unas pastas y unas papas con curry, sacamos unas fotos desde ahí y…siesta! Dormimos, dormimos mucho.

No sé si fue el calor, el viaje, el ruido, pero estábamos agotados y nos levantamos a las horas… con hambre nuevamente.

Salimos a caminar un poco, y conocimos algo de Agra. A 2 cuadras del hotel vimos un lugarcito fresquito, con aire, que además nos llamó la atención porque tenía una foto del Che Guevara y entramos. Era un restaurant veggie, chiquito, con 6 mesas.

cena agra india

Es inevitable no entablar relaciones, ya que prácticamente el dueño se sentó con nosotros, el 

lugar era bien chiquito. Comimos un arroz especial, papas fritas y un heladito, para no perder la costumbre.

El señor nos dio algunos datos que nos sirvieron, como ir bien temprano al Taj Mahal para no morir de calor al mediodía.

VISITA AL TAJ MAHAL: CONSEJOS

A las 5.40 am arribaaa, el Taj Mahal abre a las 6am así que a las 6.10 estábamos en la puerta y ya había gente, mucha gente!. Sin dudas, es mejor ir temprano, a esa hora no se siente tanto el calor y podés tomar unas buenas fotografías.

Antes de entrar, hay guías oficiales que te ofrecen una visita guiada prometiéndote no hacer fila e indicarte los mejores lugares para hacer fotos, por el módico precio de 200 rs, o sea 3 dólares (no está nada mal, pero son realmente insistentes!).

Los carteles indican que se puede entrar con cámaras, lo que no dice es que no podés ingresar con tripode(?). Según ellos seríamos profesionales por tener un mini trípode. Nos pareció ilógico, pero bueno, reglas son reglas.

Eso si, no entendimos porqué a Juli lo sacaron casi empujándolo para que dejara en los lockers el trípode. Tuvo que caminar 2 cuadras y pagar 20 rupias, grrrr…taj mahal pintoviajar

Tampoco se puede entrar con comida pero te dan una botellita de agua mineral antes de entrar.

El ticket para ingresar al TAJ MAHAL cuesta 1000 rs por persona (un poco más de 15 dólares, precio turista).

Una recomendación es que te pongas protector solar, te lleves un paraguas antisol o un gorrito (aunque te dicen que no lo lleves por los monos, no ves nada por la claridad que hay, es muy molesto). Sólo adentro del mausoleo tenés que sacarte el calzado. Podés ponerte las medias (tipo hospital) que te dan en la entrada.

¿QUÉ ES EL TAJ MAHAL?

El nombre TAJ MAHAL significa algo así como la corona de la primera dama del palacio, ya que este complejo de edificios lo mandó a construir un emperador musulmán, en honor a su esposa favorita, quien falleció en el parto de su decimocuarta hija.

El edificio blanco, el mausoleo, es el más popular, pero la mezquita y el edificio de acceso son impresionantes también.

Adentro del mausoleo no se puede filmar ni sacar fotos (aunque algunos filman igual) , afuera y en los otros edificios no hay problema.

El Taj Mahal es una de las maravillas del mundo y eso hace que la visita sea especial, imponente desde cualquiera de sus ángulos. Es inevitable sacar 100, 120 fotos y unos 40 videos ni bien entrás. Cruzás por unos jardines con senderos y estanques de agua, en donde se refleja el mausoleo de mármol blanco… y a caminar!.

Cualquier arquitecto se volvería loco con sólo verlo. Se necesitaron 20.000 obreros y unas 50 millones de rupias ( en esa época unos 500 millones de dólares, faa!) para construirlo. En el Taj Museum podés ver los planos y los materiales que se utilizaron para construir el más bello ejemplo de arquitectura mogola, que llevó unos 22 años, terminado en etapas.

Nosotros aprovechamos a filmar para nuestro canal, nos sacamos selfies a doquier con jóvenes que se nos acercaron. Somos muy distintos y eso les llama la atención, y sin ningún problema sacan el celular y te piden PICTURE!.

taj mahal pintoviajarLa pasamos super bien, en general no lleva más de 2 horas recorrerlo, nosotros estuvimos 3 horas. Pero el calor es fuertísimo.

Al salir, están acechándote los vendedores de souvenirs, pero a esta altura ya te habrás acostumbrado a decir NO rotundamente y ya!.

Ahora bien, vamos a contar todo.

CONCLUSIONES

El Taj Mahal es la cara bonita de la moneda. A decir verdad, casi toda la gente llega en su tour, recorre todo, sube al bus y listo, se termina Agra.

Nosotros decidimos caminar por los alrededores, y aquí viene la otra cara: una pobreza que golpea todos los sentidos. Hombres, mujeres, niños, perros, vacas, cerdos, todos en las mismas condiciones.

Hay muchos hombres y mujeres trabajando en la construcción, con palanganas en donde tienen el cemento y escombros que transportan en sus cabezas. Los niños de 8, 10 o 12 años trabajan en los negocios, suponemos que porque hablan inglés bastante bien o se las rebuscan.agra pintoviajar

En las calles de Agra hay puestos de frutas, de ropa, de cosas dulces (al aire libre con 40 grados es un poco heavy), kioscos en donde encontrás alimentos y accesorios para la mujer: aros, pulseras, bindis, puestos de comida que elaboran a la vista (en el piso básicamente). Habíamos leído que no estaba mal la comida en la calle y tampoco sus precios, pero decidimos saltar esa opción, nuestro viaje es largo y no hay chances de que algo caiga mal.

Uno de los lugares más interesantes fue visitar una escuela primaria, a tan solo 2 cuadras del Taj Mahal. Nos recibieron los niños emocionados, nos invitaron a pasar y hablamos con su director, que con un inglés mezclado con hindi, nos contó que ese lugar se hizo y se mantiene por donaciones de gente de Alemania, Italia, España, etc.

Volvimos a casa y luego de un rato, decidimos no ir al Fuerte Rojo (la entrada costaba 500 rs cada uno) y donar dinero a esta escuelita. No fue mucho, pero no se puede pasar por allí sin colaborar, aunque sea con un granito de arena. Sabemos que no podemos darles dinero a cada uno que nos pide, pero algo es mejor que nada, verdad?.

Otra cosa que notamos fue que la gente está acostumbrada a ver turistas con dinero y como hay algunos de ellos más sensibles que nosotros o con más presupuesto que les dan a todos, la gente te sonríe y te pide plata todo el tiempo.

Un último consejo: hay mucha gente amable, pero no falta quien quiere timarte, por ejemplo cobrándote 3 veces más el rikshaw, o cualquier cosa que compres o servicio que necesites. Por ejemplo, nos pasó que buscábamos un lugar para comprar una sim card, y los precios variaban entre 100 y 500 rs. Finalmente, no nos dieron confianza ninguna de las ofertas y seguimos sin celular. Recomendamos comprar un chip o una sim card en ciudades grandes, Delhi, Jaipur, etc.

En resumen, nos quedamos en Agra 3 días, porque uno de los días Juli se sintió mal y descansamos, pero con 1 o 2 días es suficiente.

Ves el Taj Mahal, el Fuerte Rojo (que nosotros decidimos no entrar), ves la realidad, y no hay mucho más. A seguir viaje, ahora, en nuestro caso, JAIPUR!.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *