Pokhara nos esperaba con un hogar!.

Pokhara fue el lugar que elegimos para lanzar nuestros capítulos de Asia, una realidad.

Pokhara queda cerca de Katmandú, a unas 2 horas, y es un lugar con un lago que bordea el pueblo y es «el lugar» por excelencia para actividades como paragliding, trekkings, rafting etc .

Necesitábamos concentración, tranquilidad y dejar de armar bolsos, al menos por un rato. Viajar es muy lindo, pero también es cansador.

Lo saben bien los que viajan y filman. Una cosa es recorrer y filmar, pero a la hora de editar y concentrarse a trabajar, no podés estar dando vueltas, ni haciéndolo en cualquier lado. Teníamos 1 mes de filmación y necesitábamos acomodar el material. Encontrar un lugar cómodo, y pasarnos horas y horas sentados frente a la máquina, actualizando todo.

A esta altura cocinar es fundamental, imagínense que comer afuera 1 mes entero, no es lo más recomendable, en casa  uno puede comer más sano y mejor.

Juli afilando en Pokhara

Un espacio un poco más grande que una habitación empieza a ser necesario, sobretodo cuando somos 2, y un lugar de 2×2, empieza a ser un poco chico… coinciden?

Así fue como conseguimos a través de mi profesor de yoga, una casa frente al lago, amplia, con verde!.

Encontramos un lugar para estar en paz, hacer ejercicio, trabajar como locos, pero miren el lugar, quién no lo haría?

Ah, algo muy importante… decidimos próximo destino: Tailandiaaaa!.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *