De Dharamsala a Nueva Delhi

Llegamos a Nueva Delhi como a las 5am, mal horario para estas ciudades grandes, ya que es difícil ubicarse, comunicarse, y los rikshaws nos esperaban para acecharnos en la oscuridad. Nuestra idea era irnos directamente a Katmandú, Nepal.

La verdad no teníamos muy en claro para donde dirigirnos, mala nuestra, ya que no teníamos ni idea el nombre de las estaciones, los horarios, etc.  Preguntando, los rikshaws nos llevaron a sacar el pasaje a una ¨agencia¨ que nos ofrecía por 3200 rupias cada uno (100 dólares los dos) un ticket desde Nueva Delhi a Pokhara (Nepal).

En la oscuridad y con todos los lugares cerrados, no nos quedó otra que sacarlo, dudando, porque no estábamos seguros de que sea la mejor opción. Una chica española que habíamos conocido, y había viajado días antes, nos había advertido que también la llevaron ahí y que no tuvo problemas, pero que era más caro. La cuestión fue que, por desconfiados, decidimos exigir que nos devuelvan el dinero, nos tomamos un nuevo rikshaw y fuimos a la estación Ambedkar. Pero, el horario de atención comenzaba a las 8am., por lo que tuvimos que hacer 2 horas de tiempo en un parque enfrente, en un banco, mientras nos comían los mosquitos, esperando para sacar el boleto hacia Nepal por tierra.

Cuando abrió, por fin! nuestra ilusión se esfumó en 1 segundo. No tenían más pasajes.

Desilusionados, tuvimos que sacar boletos para el día siguiente y aceptar que la India nos retenía 1 día más. Ahí mismo conocimos a un francés, Enzo, que nos sugirió quedarnos en el centro de Delhi.

La aventura recién comenzaba…

1 Comentario

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *