Nuestro comienzo en India.

El aeropuerto es un mundo aparte, siempre encontramos gente de todos lados, por lo que no es parámetro 100% de lo que veremos luego en la ciudad. La gente en el aeropuerto internacional de Nueva Delhi (Indira Gandhi) fue muy amable y tranquila, muy distinta al aeropuerto de USA, que pareciera que te miran como para darte miedo.

Cambiamos dinero en el aeropuerto para tener rupias en efectivo y manejarnos los primeros días. El cambio fue de 1 dólar = 62 rupias. 

El viaje en taxi fue un poquito peor a lo que nos contaban, autos, camiones, rickshaw (mototaxi), vacas, perros, gente apurada, todos desenfrenados en la calle sin ningún tipo de orden. El tránsito es «sálvese quien pueda». No hay guiños ni semáforos, bocinazos hasta el hartazgo, gente vendiendo y pidiendo en las esquinas, no hay reglas, no hay derecha izquierda. Una particularidad es que el volante está del lado derecho, a diferencia de Argentina y USA.

Todos tocan bocinas para que el otro se corra, se toca bocina por todo, y todos andan a mil! .

Yo decidí cerrar los ojos, fue demasiado para el comienzo. Me pone muy nerviosa viajar así, pero ellos están acostumbrados a eso. Si alguien que no conoce maneja, sería un desastre, pero para los hindúes es cotidiano, así que paciencia. ¿Será cuestión de acostumbrarse?.

Our beginning in india.

The New Delhi airport (Indira Gandhi) is like it’s own world, with people from many countries. While we knew this was not representative of what we were going to see in the rest of India, people in the airport were super nice and calm… Quite different from the U.S. airports.

We decided to exchange some money and get some rupees, getting some cash for the first few days. The exchange rate was 1 dollar / 62 rupees.

Our cab ride was a little worse than what we had been told: Cars, trucks, rickshaws (motorcycle taxi cabs), cows, dogs, everyone crossing the street with no order at all. Traffic rules seem to be non-existent, no traffic lights or signals, no right or left, merchants and beggars in every corner and horn sounds every second!

Everyone basically honks the horns for anything and they are all in a hurry all the time!

Seeing all of that, I decided to close my eyes, it was too much to me to take!

While the experience was unnerving, I knew it was normal for people here to drive like that. If a foreigner tried to drive here with a different set of rules, it would be a complete disaster (by the way, they drive on the left side), but for them this is the norm, so be patient!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *