Decidimos, luego de evaluar otras posibilidades, ir a festejar el cumple de Juli en una isla a 90km de San Andrés, llamada Providencia. Digo evaluamos, porque nos parecía que iba a ser mucho gasto y no ibamos a conseguir trabajo en un lugar tan chico. Finalmente, Juli hinchó tanto que fuimos y además compramos snorkels para hacer allí, ya que realmente en las fotos se veía muy bueno.

Intentamos en principio tratar de ir con el barco de carga. Nos pasaron la data y fuimos a hablar. Se viaja de noche y tarda como 12hs, pero era gratis. Nos dijeron un rotundo, NO.

Hay otras 2 formas de llegar desde San Andrés a Providencia:

Hay diferencias de días de salida, pero fundamentalmente de dinero entre ambas. Elegimos la más económica, que obviamente era el catamarán.

El viaje fue HORRIBLE! La noche anterior habíamos tomado un mojito, o 2. Estábamos sin dormir mucho. Fue una pesadilla y no miento. Se movía cuál titanic en plena desgracia. Nosotros tirados, Juli en la parte de atrás del barco y yo en el baño. Saltábamos literal, saltábamos y golpeábamos con todo. Fueron 3hs o un poco más interminables. Yo en un momento, deshidratada, luego de lanzar 20 veces mínimo pensé: esto no está ocurriendo, no es real. Pero si, era real, por suerte alguien de ahí me llevó adelante con aire acondicionado y cerré los ojos, al menos no vi por un rato lo patético de todo.

Juli la pasó peor y le llevó un día recuperarse.

Una vez pasado este episodio menor, empezó la parte ¨rosa¨ de la historia. La posada super bien, Ballito su dueño, nos ayudó en todo. Nos contactó con gente de la radio (que luego nos hizo una nota para promocionar la obra), nos cocinó rondón, comida típica.

Uno de los primeros días que fuimos a la playa, a Fresh Water, conocimos a esta familia que decidió casarse simbólicamente a orillas del mar providenciano, aprovechando sus vacaciones. Fotografiamos el festejo y tomamos coco loco!

San Andrés a Providencia
Otro día caminando hacia una playa llamada Manzanillo (muy buen lugar para ir de día y de noche a lo de Rolando por unos drinks), encontramos un lugar que decía arte y cine, estaba cerrado. Cuando volvimos ya había abierto y nos encontramos con gente de Venezuela, Gaby y Olmos y su niña Matilda. Hablamos de arte, de la posibilidad de compartir lo que nosotros hacíamos y de poder ver lo que ellos hacían. Vimos ahí documentales que Gaby había dirigido y que pasaban todos los días en The Lighthouse, su lugarcito artístico. Pusimos fecha a la obra y a un taller de creatividad, y fue increíble. GRACIAS!!teatro providencia

También nos contactamos con la gente de cultura y realizamos 3 jornadas de taller de teatro y creación colectiva, con el elenco estable y estuvo muy bueno!

Disfrutamos las playitas, super bonitas. Fuimos a Santa Catalina tambíen, visitamos la cabeza de Morgan, el pirata; hicimos snorkel, Juli buceó con tiburones (yo no me animé porque nunca buceé y era mucho para la primera vez y posta mucho cagazoo); comimos en Divino Niño un mixto que era una bandeja que ocupaba toda la mesa, pusimos la foto en Instagram, riquísimo el cangrejo, la langosta, el arroz con coco, el pescado mmm.

Buceo con tiburones

Caminamos mucho, puteamos porque no teníamos wifi, estuvimos tranquilos y concentrados trabajando, y festejamos el cumple 26 de Juli!!!

Chau Providencia, fuiste buena con nosotros! Hasta siempre!

PD: Si te gustó y estás pensando en ir, te recomendamos leer nuestro post “Isla Providencia y Santa Catalina”, la tierra del Capitán Morgan.