actriz

escritora

Hola soy Nati. Bienvenidos a este espacio, a estos mundos. En estos mundos muchas veces busco, no busco, encuentro, no encuentro y siempre me pregunto.
Es mi forma de caminar por la realidad. Soy curiosa y me encanta aprender, jugar, estudiar. Y también enseñar. Me siento muy cómoda transmitiendo. Aprendices y maestros. Todos lo somos.
Cada vez se hace más claro el camino, hacia donde voy, y sé que es reflejo de haber experimentado, de haber caminado y de haberme equivocado. Siempre intento hacer lo que me gusta, y volverme a preguntar de vez en cuando ¿por qué lo hago? ¿cuál es mi meta?.
Libertad, autenticidad a través del arte, coherencia entre lo que pienso, digo y hago, son propósitos que continuamente me convocan a revisarme. Estar conectada conmigo es lo que intento a cada momento, y cuesta esfuerzo, dedicación, disciplina, PACIENCIA.

Nací en Mar del Plata, Argentina. A los 17 años me mudé a la Capital para estudiar. Hice mi carrera profesional en el campo de la publicidad, comunicación y teatro. He trabajado muchos años como docente, productora y actriz.

En el 2015 decidimos dejar nuestra vida tal como era y viajar por el mundo. Renuncié a mi trabajo. Me costó mucho pero hacía tiempo que ya no era mi lugar.
Ya en el viaje me di cuenta que todo lo que aprendí antes era mi base, pero no me definía. Todo eso era yo, sí…pero eso no me limitaba. Las «vidas anteriores» fueron un tsunami de aprendizajes, pero esta vida de viajera es para mí una oportunidad enorme para desapegarme y redescubrir mi esencia.

ESCRIBO, es una de las herramientas más potentes para esclarecerme y organizarme. Escribir como juego, contar historias. La escritura viene conmigo siempre.

El yoga y el arte están en el árbol familiar.
Tuve la suerte de formarme en India como instructora de yoga. Es un camino largo que estoy feliz de recorrer. Es un estilo de vida, es autoconocimiento.
El teatro aún me da la posibilidad de expresarme como en ningún otro arte. El teatro es mi gran pasión.
Y casi siempre me dejo sorprender y me dejo llevar. Todo cambia y todo se transforma. Eso es lo único permanente. Un saludo.
Sol.