Imagínense si tuviéramos que acordarnos de respirar todo el tiempo. Podés olvidarte las llaves, olvidar a alguien, podemos olvidarnos de comer o de tomar las pastillas para la memoria, pero de respirar, NADIE se olvida.

¿Estás respirando verdad? Sé que tu respuesta será «SI» y tal vez hasta pienses: «Claro, si no, no estaría vivo». 

Lo cierto es que respiramos automáticamente. Uno no está pensando en su respiración a cada minuto del día, porque es un acto involuntario. Tu mente está ocupada en muchos pensamientos y aún así, respirás. No hace falta que pienses en tu respiración. Respirás y ya.

La respiración es un proceso vital, que básicamente supone una acción, la de tomar aire, «inhalar», permitir la entrada de oxígeno a nuestro organismo y el «efecto de exhalar» dióxido de carbono.

¿Qué es ser consciente de la respiración?

La consciencia en la respiración tiene que ver con poner ATENCIÓN en la respiración, o sea, en la INHALACIÓN Y EXHALACIÓN. Es una actividad de lo más sencilla y trae múltiples beneficios.

RESPIRACIÓN-CONSCIENTE

Los más claves son la unión del cuerpo y la mente y la plena consciencia del momento presente.
Cualquier persona que preste atención en su respiración puede ser consciente de ella y de esta manera situarse en el aquí y ahora. No hace falta que estés en una clase de yoga o en una clase de canto o haciendo ejercicio físico para que puedas detenerte unos minutos y conectarte con vos mismo/a.

¿Sos consciente de tu respiración? ¿Al menos en algunos momentos del día? ¿De vez en cuando?.

Hay una forma maravillosa de aprender, que es vivir la experiencia, hacer, accionar, probar, y es lo que vamos a hacer.

Qué mejor que comprender esto de la «respiración consciente», respirando conscientemente!. Y sobretodo comprobando los beneficios inmediatos que trae su práctica.

No tenés que dejar de leer, sólo prestar atención en lo que leas más abajo y animarte. Podés hacer este ejercicio sentado/a en una silla en una posición cómoda , parado/a, o acostado/a.

Antes de arrancar, que tal si abrís los brazos de par en par. Podés entrecruzar los dedos por detrás de tu espalda y abrir el pecho. Podés moverte un poquito sobretodo si notás que estás con algunas tensiones o con la cabeza en otras cosas. Encontrar ese pequeño espacio para relajarte y pensar con claridad.

RESPIRACIÓN-CONSCIENTE-MUJER

1) Poné una mano en tu panza (debajo del ombigo) y la otra en el pecho, simplemente apoyálas sin hacer presión. Te pido que respires normalmente, como lo hacés siempre.

2) Te voy a pedir que tomes aire, que INHALES por la naríz suave, sin forzar, y EXHALES por la boca. Continuamos respirando. Cuando tomes aire notarás que tu panza se infla y tu diafragma desciende. Cuando exhales, tu panza y el diafragma vuelven a la normalidad.
La mano del pecho no debería moverse ni tampoco los hombros.

3) ¿Seguís respirando? Pensá en hacerlo con tranquilidad. Prestá atención en CÓMO el aire entra a tu cuerpo. Podés poner atención en tu NARIZ, en la manera que ingresa el aire, hace un giro y sale por la boca.
No dejes de hacerlo y de pensar en eso. Dejá que el aire entre suave y salga suave. No te apures, larga toooodo el aire contrayendo los músculos abdominales.

4) Vas a notar que si seguís respirando de forma consciente, lograrás calmar la respiración y que ésta sea cada vez más lenta y profunda.

TIPOS DE RESPIRACIONES

Respiración diafragmática (es la respiración que acabamos de probar). El diafragma es el músculo que interviene con más protagonismo. Permite llevar gran cantidad de aire a la zona baja de los pulmones. Esta respiración permite ventilar y limpiar los pulmones, masajear los órganos, nos ayuda a regular el estrés y la ansiedad, al tránsito intestinal, entre otros. Los bebés respiran de esta manera.

– Respiración torácica: En esta respiración actúan los músculos intercostales, que separan las costillas permitiendo que el aire pase a la zona media de los pulmones.

Respiración clavicular: Se realiza con la parte alta de los pulmones. El aire que podemos tomar es muy poco, superficial y genera tensión. Las embarazadas suelen respirar de esta forma cuando el tamaño de la panza impide que el diafragma descienda.También si usás fajas o ropa ajustada que no te deja mover el diafragma es probable que tampoco puedas respirar bien (ojo!).

Respiración completa: Es la combinación de las otras tres. Probála.
INHALA lentamente, el abdomen se infla y si seguís tomando aire, las costillas se expanden y finalmente la porción superior de los pulmones. Luego, cuando dejes salir el aire hacélo a la inversa, dejando que el abdomen vaya cediendo a medida que soltás el aire.
Esta respiración busca aprovechar toda nuestra capacidad pulmonar. Nos da serenidad y concentración. Tonifica el corazón, activa la circulación, etc.

Enseñarnos a nosotros mismos

¿Difícil? Bueno, todo dependerá de la práctica que tengas. Siempre hay una primera vez para todo.
Es muy complicado con los niveles de estrés que manejamos, poder pensar en esto, pero es AHORA cuando más tenemos que respirar.
Tenemos la posibilidad de REEDUCAR nuestro cuerpo, nuestra mente y en este caso nuestra respiración. Debemos luchar por estar bien, hacer el esfuerzo. El cuerpo nos avisa todo el tiempo las emociones que debemos revisar.
Y si estamos dispuestos a tomar consciencia, podemos transformar muchas de estas emociones, estados, pensamientos negativos en positivos, lograr una energía equilibrada y armónica.

La respiración nos permite estar conscientes, en el aquí y ahora.

Es como una brújula corporal. En el momento en que me concentro en respirar, traigo mi mente al ahora, y de esa forma puedo preguntarme ¿cómo me siento?, ¿me duele algo?,¿por qué me duele esto?, ¿estoy bien? , ¿me siento ansioso/a, angustiado/a?.
Poner la mente en 0 es difícil, pero la consciencia me permite darme cuenta de que esos pensamientos y esas cosas que dan vueltas y vueltas en mi cabeza, no pueden ocupar las 24hs., o impedirme estar tranquilo, o dormir, o pensar con claridad, y hay que practicar el «dejarlos ir».
Simplemente puedo empezar por no detenerme en ninguno de esos pensamientos. Que pasen, mientras respiro.

Respiramos todo

RESPIRACIÓN-CONSCIENTE

Respiramos todo! Todo pasa por nuestro cuerpo, aunque no seamos conscientes.
¿Te ha pasado alguna vez recibir una noticia positiva o lograr algo que esperabas, respirar profundo, largar el aire y sentir un alivio, un peso menos?.
¿Alguna vez sentiste que te quedabas sin aire?¿No poder respirar por algo que te causó dolor?¿Agitarte tanto, que el cuerpo te haga parar para respirar?.
¿Estar en un lugar donde sentís paz o tranquilidad, por ejemplo una montaña o una playa, abrir los brazos y sentir que todo tu cuerpo respira?¿Respirar lo que no te atrevés a decir?. ¿Dar tu respuesta con un simple respiro que lo dijo todo?¿Respirar el silencio?¿Respirar lo hostil?¿Respirar y lanzarte? ¿Respirar porque no te queda otra?.

Respiramos la angustia, el alivio, la alegría, la tensión, los nervios, la ansiedad, el amor, el enojo. Cuando estamos asustados, la respiración cambia. Cuando estamos angustiados o tristes, la respiración cambia. Cuando nos sorprenden, la respiración cambia. Cuando corremos la respiración cambia.
Justamente, para aquellos momentos donde alguna situación nos controla, nos supera, nos indigna, podemos PARAR y RESPIRAR, saber que podemos controlar nuestros actos. Podemos detenernos, pensar y analizar a través de la respiración, el ahora. Evitar reacciones automáticas e innecesarias. Puedo comprenderlas, si soy consciente.

MINDFULLNESS

Mindfullness (originariamente surge de la palabra «sati», del verbo «sarati» que significa recordar) es una capacidad humana básica de poder estar en el presente y de recordarnos estarlo.

  «Mindfullness significa prestar atención de manera intencional al momento presente sin juzgar». John Kabat- Zinn

Esta consciencia plena nos ayuda a tener calidad de vida. Nos ofrece un bienestar diario, en nuestra salud, alimentación, en nuestras relaciones personales, laborales, el modo en que percibimos nuestra realidad y que aceptamos cambiarla a través de nuestra consciencia.

Les voy a dejar algunos ejercicios para terminar que tienen que ver con esta práctica, además de la respiración, para aplicar en la VIDA COTIDIANA.

1) Auto chequearnos: Tomar una pausa y pensar en cómo estamos. Me duele el cuello, la espalda?. Mi pie no para de moverse?. Son tensiones y si no las aflojo terminan siendo contracturas y dolor, pérdidas de energía.

2) Observación: tomarse unos minutos para simplemente observar algo.

3) Ser consciente de lo que estoy comiendo y bebiendo. El sabor, la textura de las comidas, los olores, los colores. No comer automáticamente como un robot. Detenerme a comer, a disfrutar de la comida y de la bebida.

4) Escuchar música, dejarse llevar por diferentes sonidos, conocidos o no. Permitirnos escuchar otras cosas, experimentar otra música.

5) ¿Intentaste meditar alguna vez?. En youtube está lleno de videos de meditaciones guiadas. No me digas que no podés meditar, sin antes haberlo probado!.

ESTOY VIVA, RESPIRO!!!!!.  Buena semana, Nati.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *